15 de mayo de 2014

Organizan festival popular por la libertad de Pablino y Herminio



SÁBADO 17, DESDE LAS 9 HS., FRENTE A PENITENCIARÍA DE CORONEL OVIEDO

Zuny Ayala, artista confirmada para el festival
(15 de mayo, 2014) El Partido Paraguay Pyahurã organiza el Festival Popular “Por la libertad de Pablino Rojas y Herminio Enriquez”, a realizarse el sábado 17 de mayo, desde las 9 hs., frente a la penitenciaría de Coronel Oviedo (Caaguazú). Participarán artistas populares provenientes de Canindeyú, Caaguazú y San Pedro, cuyo arte es expresión de la lucha por la tierra y las luchas populares, junto con otros artistas que se suman a la iniciativa de llevar solidaridad y apoyo a Pablino (38 años) y Herminio (29), detenidos injustamente por defender a su comunidad (Maracaná, Canindeyú) de los abusos de los sojeros, quienes fumigan envenenando impunemente en complicidad con fiscales y jueces de la zona. Desde las 7 hs, habrá concentración de integrantes del partido en el cruce Coronel Oviedo, y de allí marcharán hasta la penitenciaría.
Nelson Quintana, artista confirmado para el festival

Paraguay Pyahurã organiza este festival con presencia de artistas populares de las regiones entendiendo que a través de la música, la poesía y el canto también se expresan las injusticias cometidas contra el pueblo y la lucha de la mayoría empobrecida por su emancipación. En base a ello, Paraguay Pyahurã impulsa el debate sobre la cultura popular como parte de la lucha del pueblo para la conquista de la segunda independencia.

La causa abierta por el fiscal José Zarza (actualmente imputado y suspendido tras ser acusado por los hechos punibles de cohecho y soborno) incluye tres situaciones diferentes para el campesinado protagonista de esa resistencia: prisión domiciliaria para cinco labriegos, otros 13 con órdenes de captura y dos compañeros presos (Pablino y Herminio). La FNC también pide el levantamiento de las órdenes de captura. Todos están procesados bajo la acusación fiscal de “coacción grave, amenaza de hecho punible, invasión de inmueble ajeno, transgresión a la ley de armas y asociación criminal”, agregándole específicamente a Pablino y Herminio “homicidio doloso en grado tentativo y robo agravado”.

La prisión domiciliaria para los cinco campesinos imputados fue una conquista importante fruto de las movilizaciones, ya que el objetivo había sido enviar a todos a prisión. La FNC ha venido denunciando el accionar de fiscales y jueces que responden directamente a las órdenes de los sojeros, avalando el avasallamiento y la agresión a las comunidades campesinas.

Pablino es campesino y músico popular. Se lo conoce como “Paraguay” por ponerse siempre la camiseta de la albirroja durante las movilizaciones que lograron impedir las fumigaciones de sojales que colindan con asentamientos campesinos en Maracaná (Canindeyú), y que envenenan cultivos, fuentes de agua y enferman a la gente, con graves secuelas en la salud principalmente de ancianos y ancianas, embarazadas y niños y niñas. Por defender a su comunidad, Pablino recibió balazos en los brazos que le causaron fracturas expuestas. Fue tal el ensañamiento policial, que le colocaron esposas en el Centro de Emergencias Médicas (CEM), a pesar de los brazos fracturados. Pablino es esposo de Blanca Núñez y padre de dos hijos: Eddie (10 años) y Elba (8 años).

Herminio es labriego, esposo de Alicia Bogado. El bebé de ambos tenía seis meses cuando la Policía baleó a su padre en el abdomen por luchar por su derecho a producir en su propio país, resistiendo el avance del modelo agroexportador. Por presión policial, Herminio fue dado de alta por los médicos del Hospital de Santaní apenas tras 48 horas de habérsele operado del balazo en el abdomen. Y en ese estado fue “paseado” en patrulleras durante cientos de kilómetros: primero llevado a la penitenciaría de Coronel Oviedo y luego de vuelta (sin parar) a la penitenciaría de San Pedro.

Ambos fueron recluidos y la siguiente etapa se les negó asistencia médica, para el cuidado de sus heridas todavía sangrantes en la prisión. Fue necesario realizar movilizaciones masivas y denuncias públicas para lograr que personal de salud pudiera asistirles en la limpieza de sus heridas y la administración de la medicación para disminuir el riesgo de infección y el dolor. Las movilizaciones seguirán hasta lograr su libertad.


 

Imprimir artículo