9 de febrero de 2015

En zapatillas, la larga marcha de los pobres por una patria nueva


Los pobres  marchan por las rutas hacia Asunción, por una patria nueva. La mayoría marcha en zapatillas, porque es el calzado más económico y más utilizado por el campesinado pobre. En zapatillas el campesinado vive, trabaja y deja atrás la pobreza para venir a luchar, una vez más, por un Paraguay independiente y soberano. Las zapatillas del campesinado militante en el Partido Paraguay Pyahura, herramienta política de lucha del pueblo pobre, marchan por el ardiente asfalto, sin importar las ampollas, para evitar que el presidente Horacio Cartes, con su proyecto antinacional y antipopular, remate la patria. El campesinado marcha en defensa de un modelo de desarrollo nacional e independiente, una vez más, pasando por las ciudades llamando al conjunto del pueblo a la lucha.

No es porque quieran marchar en zapatillas. No es que no quieran championes. Es porque marchan los pobres, los excluidos de este modelo de Estado basado sobre el latifundio y la agroexportación, que concentra toda la tierra, traba la industrialización que genera empleo y el desarrollo nacional. Marchan contra un modelo agroexportador que utiliza la mayor parte de la tierra del Paraguay para producir para el desarrollo de otros países, envenenando la patria con agrotóxicos, hundiendo a la mayoría de la población paraguaya en la miseria y forzándola a emigrar al extranjero para sobrevivir.

Los pobres marchan para evitar que Cartes use y abuse del Paraguay. Los pobres cuya única riqueza es la dignidad de la lucha. Siguiendo el ejemplo de sus antepasados, los campesinos y campesinas de la Guerra del 70. “Ypochýne umi tuja “Lope kue”opytareíro” (estarán enojados los viejos soldados de López), como dice la polca de Emiliano R. Fernández. En dos organizadas columnas, dirigidas por mujeres, el campesinado marcha del campo a la ciudad para defender el Paraguay, siguiendo la enseñanza que nos deja nuestra historia.

El campesinado militante del Partido Paraguay Pyahura, con un proyecto político de desarrollo nacional, marcha hacia Asunción para seguir luchando, con el conjunto del pueblo, por una patria nueva. Sin narcopolítica, sin secuestros, sin militarización, sin violencia del Estado. En contra del terror, provenga de donde provenga. Para luchar por una patria donde se respeten los derechos humanos individuales y colectivos. Para luchar por la felicidad de nuestras hijas e hijos, por la patria nueva. Por la Segunda Independencia.

Seguimos acumulando fuerza popular organizada contra la privatización y construyendo el Congreso Democrático del Pueblo, al calor de las luchas! Venceremos!







Imprimir artículo