30 de julio de 2012

LATIFUNDIO, CAUSA DEL ATRASO Y EL SUBDESARROLLO

En nuestro país, más de dos millones de paraguayos son pobres; cerca de 1.176.000 personas viven en la pobreza extrema en Paraguay, no comen; 64% de la población tiene al menos una necesidad básica insatisfecha; el 40% más pobre de la población total, recibe el 11,3 del total de ingresos generados en el país; mientras que el 10% más rico de la población, concentra el resto, que es el 41% del total de ingresos del Paraguay; el 10% más pobre de la población , tiene un ingreso promedio mensual per cápita cercano a los G. 100 mil. Paraguay es el país con mayor desigualdad en América Latina.

Una de las causas fundamentales de esta desigualdad es la alta concentración de la tierra en manos de unos pocos, el cultivo extensivo de soja, la ganadería extensiva y la especulación, cuyos beneficios son igualmente concentrados por unos pocos cientos de personas, debido a que prácticamente no ocupan mano de obra y no pagan impuestos al estado.
Los datos del Censo Agropecuario 1991 y 2008 revelan esta realidad catastrófica.
A nivel país:
Año
Total ha utilizada (ha)
Superficie ocupada por fincas de 10ha
Superficie ocupada por fincas mayor a 500ha
Cantidad de propietarios 10ha
Cantidad de propietarios con más de 500ha
1991
23.817.737
661.963 (2,8%)
19.369.213 (81,3%)
189.355 (62%)
4.765 (1,6%)
2008
32.527.075
654.715 (2%)
27.807.215 (85,5%)
184.221 (64%)
7.478 (2,6%)
Fuente: en base al Censo Agropecuario 2008
  En el año 1991, unos 189.355 pequeños productores cuyas fincas tienen menos de 10 Ha, sólo tenían en sus manos el 2,8% de la superficie total utilizada. Para el 2008, este porcentaje baja a 2%. El 64% de los propietarios sólo es dueño del 2% de las tierras explotadas.
  En contrapartida, en 1991 el 1,6% de los propietarios tenían en sus manos el 81,3% del total de tierras utilizadas para estas actividades. Para el año 2008 el 85,5% del total estaba en manos del 2,6% de los propietarios.

Las estadísticas adjudican a 351 propietarios 9,7 millones de hectáreas. En contrapartida, se estima en unos 300.000 los campesinos sin tierra propia para una población de 6.500.000 habitantes.
Estos datos son claros, cada año los latifundistas acumulan más cantidad de tierra expulsando a la población de pequeños productores por medio de los envenenamientos masivos a comunidades enteras, destrucción de cultivos tradicionales, matanza de animales domésticos por envenenamiento y enfermedades causadas por los agrotóxicos.
Sin la transformación de la estructura de la tenencia de la tierra no se puede hablar de desarrollo, ya que el latifundio constituye la causa del atraso, los negocios financieros de la soja, cuyos beneficios son altamente concentrados, dejando a su paso miseria, hambre y muerte para la gran mayoría de la población.
Imprimir artículo