18 de noviembre de 2013

Policía balea a dos campesinos y detiene a tres que resisten fumigación de sojal

La Federación Nacional Campesina (FNC) denuncia que la Policía Nacional baleó esta mañana a dos campesinos y detuvo a tres que resistieron la fumigación del sojal de un brasileño en el distrito Maracaná Primer Encuadre, departamento de Canindeyú. Herminio Enríquez (29) recibió un balazo en el abdomen y Pablino Rojas (38) fue herido en el brazo. La FNC se moviliza en estos momentos frente a la sede del Ministerio del Interior en Asunción. 
Pablino Rojas (ubicado en el centro, de remera blanca con la bandera de la FNC) fue baleado hoy por la Policía Nacional junto con Herminio Enríquez. La imagen corresponde a la resistencia a la fumigación en Canindeyú. Foto: FNC.
 
“De ninguna manera fue un enfrentamiento, la Policía abrió fuego indiscriminadamente ante el pedido de explicaciones de nuestros compañeros por la detención arbitraria de tres integrantes de la FNC que habían salido de “marisca” (cacería)” señalaron Teodolina Villalba y Marcial Gómez, secretaria general y secretario general adjunto del gremio. Los cinco campesinos (los baleados y los detenidos) son integrantes de la FNC que resistieron la fumigación de sojal en la zona, por contaminar las fuentes de agua, chacras y envenenar a la gente y animales de la comunidad.
 
Los baleados son pequeños productores del asentamiento Huber Duré, colindante con Maracaná. Pablino es esposo de Blanca Núñez y padre de dos hijos: Eddie (10 años) y Elba (8 años). Herminio es esposo de Alicia Bogado y padre de Manuel (seis meses). Los detenidos son Basilio Agüero (38 años, casado con cinco hijos), y los hermanos Elvio Villasanti (30 años, casado y padre de un hijo) y Simón Villasanti (35 años, padre de un hijo), quienes fueron trasladados a Curuguaty.
 
DENUNCIA PÚBLICA Y MOVILIZACIONES

Mañana, domingo 17, la FNC organiza una concentración de repudio frente a la sede policial en Curuguaty, y desde el lunes 18 asamblea en todos los departamentos con comunidades que están resistiendo la sojización, además de movilizaciones de repudio frente a las sedes policiales y fiscales regionales.
 
Desde el 29 de octubre pasado, varias comunidades de la FNC se encuentran resistiendo las fumigaciones de sojales que rodean caminos vecinales, fuentes de agua, huertas y viviendas de la gente. Teodolina Villalba y Marcial Gómez señalaron que la fumigación es una determinación política nacional de la FNC y que las comunidades seguirán resistiendo.

La sojización fue una de las problemáticas más urgentes que viene planteando la FNC ante la sociedad nacional: el envenenamiento masivo de las comunidades, sus fuentes de agua y la aniquilación de los cultivos de autoconsumo por las fumigaciones de los grandes productores de soja, trigo y otros cultivos relacionados con el modelo agroexportador. Este modelo de producción se sostiene sobre la estructura desigual de la tenencia de la tierra y, al igual que esta, expulsa y excluye a miles de pequeños productores y sus familias.

 
El gremio sigue denunciando los problemas de salud que las fumigaciones con agrotóxicos ocasionan: dificultades respiratorias, escoriaciones en la piel, malformaciones de bebés, el aumento de enfermos y enfermas de cáncer en las zonas afectadas. “Lo más grave es que todo esto ocurre bajo la complicidad de las autoridades nacionales, que nada hacen para proteger a la población más pobre de estos abusos” señalaron. Imprimir artículo