1 de noviembre de 2013

Comunicado del Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional



Las organizaciones componentes del Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional expresamos nuestro repudio a quienes impulsaron y aprobaron la Ley de Alianza Público Privada.

En primer lugar al Poder Ejecutivo, representado por el gobierno antinacional y anti popular del presidente Horacio Cartes, a quien no le importan los medios con tal de entregar el patrimonio nacional. En segundo lugar a los parlamentarios, quienes  avalaron con su voto la ley de Alianza Público Privada y dejan un manto de dudas sobre cuáles serían los incentivos motivadores, ya que muchos de ellos son de conductas y practicas muy cuestionadas. Repudiamos sus fundamentaciones falaces y engañosas; además  se presentan como verdaderos eruditos a fin de intentar confundir al pueblo y, sin embargo, no son otra cosa que vende patrias y voceros del capital de rapiña y expoliador. La responsabilidad de los parlamentarios ante la historia -al igual que la de Cartes- es grande, porque se prestaron como marionetas: los legisladores a Horacio Cartes y este al capital extranjero saqueador.

Repudiamos la actitud violenta de la Policía, que sigue apuntando en su haber la represión al pueblo que lucha por un país mejor, golpeando a gente humilde sin contemplaciones. Este sector de la Policía sigue manchando sus manos con la sangre de este pueblo paraguayo que lucha por la soberanía y por  verdadera democracia.

Con la aprobación de esta ley de Alianza Público Privada se desenmascaran las mentiras de las campañas electorales, porque el sistema eleccionario está hecho a medida de los sectores de poder y jugar solamente en esa cancha es una trampa que solo conduce al desgaste de las fuerzas populares. Nuestra cancha son las calles y nuestra vía es la participación política directa, la organización y la acción política los 365 días del año por canales que superen solo la vía electoral.

Como pueblo, a través de nuestra organización y nuestra lucha, obligaremos a que se derogue de nuevo esta ley. Para proseguir en la lucha trabajaremos en la convocatoria a una huelga general, en la que todos los sectores expresemos nuestro repudio y nuestro desacuerdo. El camino que venimos recorriendo nos demuestra que hay un proceso de acumulación importante en el pueblo y que va en crecimiento: eso quedó demostrado en los cierres de ruta realizados en varias regiones del país, en los que la fuerza de movilización y lucha se duplicó en relación a movilizaciones anteriores.

Queremos enviar un mensaje de aliento a nuestro pueblo, recordando que tenemos experiencia en la conquista organizada de nuestras reivindicaciones: en el 2002 frenamos el proceso de privatizaciones a través de la derogación de la Ley 1.315. Por eso es importante recordar que la lucha es un proceso de organización y acumulación de fuerzas y que la confrontación con estos sectores retardatarios, antinacionales y anti populares seguirá creciendo y sólo depende de la propia militancia en nuestras organizaciones. La resistencia no depende del enemigo, no son ellos quienes traerán el cambio y la transformación, eso depende de nuestra propia fuerza como organización, como dirigentes y con la fuerza de la masa.

Finalmente hacemos responsable al Gobierno de Horacio Cartes de esta entrega del patrimonio y la soberanía de nuestro país y de todo cuanto suceda a partir de ahora.

29 de octubre de 2013

Organizaciones componentes del Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional
OTEP-SN     FNC       PPP      DPTO. MUJER       CSC       JPP
Imprimir artículo