3 de septiembre de 2014

"Construir el Congreso Democrático del Pueblo, al calor de la lucha"

En el 2002 "transmitimos nuestra experiencia de lucha directa en la calle, ocupaciones, movilizaciones, al 
Congreso Democrático del Pueblo. Las amenazas a los intereses de nuestro país no precisamente 
se resuelven por la vía electoral".
“La experiencia de constitución del Congreso Democrático del Pueblo en el 2002 fue sobre una base de movilizaciones, lucha directa en la calle, agitación y propaganda, lo que nosotros llamamos el calor de la lucha” señaló Eladio Flecha, secretario general del Partido Paraguay Pyahura, en el marco de la rueda de prensa desarrollada hoy conjuntamente con la Federación Nacional Campesina (FNC), la Organización de Trabajadores de la Educación Sindicato Nacional (OTEP SN) y la Corriente Sindical Clasista (CSC). El objetivo fue anunciar la realización de una Plenaria Nacional junto con otros sectores sociales y políticos, el próximo viernes 5, en el ex Seminario Metropolitano.

La Plenaria Nacional evaluará las movilizaciones realizadas el 13, 14 y 15 de agosto “Contra la privatización y la violencia del Estado, por tierra y trabajo”, y delineará la perspectiva para seguir construyendo el Congreso Democrático del Pueblo. Esta mañana también se distribuyeron volantes en el microcentro, convocando a la gente a la construcción del dicho Congreso Democrático “como un espacio e instrumento político para el avance del pueblo hacia las conquistas de sus intereses concretos e históricos”. El Presupuesto General de Gastos de la Nación será uno de los ejes de la plenaria, de manera que todas las organizaciones convocantes del Congreso Democrático del Pueblo se involucren en el debate sobre el presupuesto general 2015.

Flecha recodó que uno de los aspectos determinantes para la constitución del Congreso Democrático del Pueblo en el 2002 fue “el calor de la lucha de nuestro pueblo ante la amenaza de privatización y de entrega de nuestros bienes. En ese entonces, además, estaba muy fuerte el debate y la intención de imponer la ley antiterrorista, elementos que motivaron que las organizaciones, al calor de esa lucha y ante esos desafíos, confluyeran en el Congreso Democrático del Pueblo, lo que posibilitó una lucha unitaria y una conquista importante de haber detenido estos proyectos imperialistas”.

Dijo que eso “quedó plasmado en la mente de nuestros compañeros y compañeras, y emergió de nuevo con mucha fuerza, preponderancia y necesidad con la política privatista, antinacional y antipopular de Horacio Cartes, en los ensayos de recientes luchas unitarias que tuvieron su pico importante en la huelga general del 26 de marzo pasado y la marcha campesina, para desde allí llegar hasta el 13, 14 y 15 de agosto, primer aniversario de la asunción de Cartes, con una movilización importante. Esto abrió de nuevo el camino para que hoy hablemos en tiempo presente de la necesidad de constituir el Congreso Democrático del Pueblo”.

2002. “NUESTROS MILITANTES SE FOGUEARON EN LA LUCHA DE CALLE, 
OCUPACIONES, MOVILIZACIONES, Y TRANSMITIMOS ESA EXPERIENCIA 
AL CONGRESO DEMOCRÁTICO DEL PUEBLO”

El secretario general de Paraguay Pyahura refirió que el Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional fue la gestación inicial para llegar al Congreso Democrático del Pueblo en el 2002. “Veníamos con una práctica de lucha directa contra las políticas antinacionales y antipopulares, nuestras organizaciones y nuestros militantes se foguearon en la lucha de calle, ocupaciones, movilizaciones, y esta experiencia fue transmitida primero al Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional, y luego al Congreso Democrático del Pueblo”.

Señaló que, “a partir de ahí, el aporte de todos ya fue una conjunción, porque la fuerza mayoritaria que estaba en las calles era la campesina, sobre la cual se articularon otras fuerzas organizativas y aportes intelectuales, cada uno de los cuales fue parte del conjunto que tuvo la fuerza para detener las privatizaciones”.

Recordó que “en la primera convocatoria para analizar y discutir la amenaza de privatización, realizada  con un grupo de compañeros y compañeras que más tarde se constituiría en el Frente en Defensa de los Bienes Públicos y el Patrimonio Nacional, nuestra primera expresión fue que la amenaza de privatización se detiene con lucha en la calle, y eso fue lo que seguimos impulsando durante los 17 días de lucha en que logramos detener las privatizaciones en el 2002”.

“LAS AMENAZAS A LOS INTERESES DE NUESTRO PAÍS NO
PRECISAMENTE SE RESUELVEN POR LA VÍA ELECTORAL”

Resaltó que, en todo ese proceso de constitución del Congreso Democrático del Pueblo, uno de los debates que tuvo fuerza interna importante y que influenció en la masa campesina es que las amenazas a los intereses de nuestro país no precisamente se resuelven por la vía electoral, sino a través de la participación política directa del pueblo.

“En base esa experiencia victoriosa, en este momento volvemos a exhortar a las y los dirigentes políticos, sindicales y del campesinado a impulsar de nuevo la lucha en la calle, buscando los mecanismos que posibiliten que la constitución del Congreso Democrático del Pueblo tenga esa base de movilización, de agitación, de propaganda, lo que nosotros llamamos el calor de la lucha” expresó.




Imprimir artículo