7 de agosto de 2014

Fallecimiento de José Gill, dirigente histórico del partido

José Gill, parado con el brazo en alto, de remera verde. Fue durante el debate sobre Violencia del Estado,
realizado recientemente frente al Panteón de los Héroes, en Asunción.
José es uno de los héroes de la lucha del Paraguay profundo.

Con gran pesar y profundo dolor, el Partido Paraguay Pyahura comunica el fallecimiento de José Gill, dirigente histórico del partido, reconocido a nivel regional y nacional, miembro de la dirección regional de San Pedro y que representara a nuestro partido en instancias internacionales. Campesino pobre, pequeño productor cuya sobrevivencia estaba centrada en la producción de su tierra para el sustento de su familia, José Gill dedicó su vida a la lucha contra las injusticias y peleó por la transformación de la sociedad.

Fue dirigente en las grandes ocupaciones de tierra realizadas en San Pedro en el 2000, para la conquista de los asentamientos Crescencio González y Huber Duré, y su aporte fue fundamental para la legalización de varios otros asentamientos.

Alegre, luchador, combativo, optimista, fraterno, solidario, recio pero capaz de hacer chistes y ver el lado humorístico aún en las situaciones más difíciles, fue un protagonista principal en las movilizaciones que frenaron el proceso de privatización en el 2002, tras 17 días de lucha. Luchador en la resistencia del marzo paraguayo en defensa de las libertades públicas ante el resurgimiento del fascismo como expresión de Estado y por la condonación de la deuda para miles de pequeños productores cuya tierra y herramientas de labranza estaban en proceso de remate.

Fue protagonista en la construcción de las asambleas populares y la conquista de la tarifa social de la energía eléctrica (Ley 2.501) en el 2004, tras años de debates y movilizaciones. Era oriundo de tercera línea, Cerro Verde, Yryvucua, donde viven  sus 12 hermanos, cuatro mujeres y ocho varones, y numerosos sobrinos, todos ellos campesinos y campesinas pobres, pequeños productores, y grandes luchadores y luchadoras.

Esposo de Angélica y padre de Darío, Vidal, Néstor, Raquel y de un bebé en camino (su compañera está en gestación), en el momento de la infección que lo llevó a la muerte José Gill se encontraba en plenos preparativos para la Movilización Nacional “Contra la privatización y la violencia del Estado, por tierra y trabajo” a realizarse el 13 y 14 en las regiones y el 15 de agosto en Asunción, junto con compañeros y compañeros del asentamiento Sebastián Larrosa, donde vivía José y le sobrevive su familia. Asentamiento conquistado con lucha y sangre y que recientemente recibió nuevamente una orden de desalojo, ante la cual José Gill estaba una vez más organizando la resistencia, junto con todos los compañeros y compañeras. Sus restos se están velando allí.



“Fue un compañero que siempre se preocupó por la transformación de la sociedad, que todo planteo metía en un debate para que los compañeros y compañeras puedan comprender cualquier situación que se presente, de donde viene y hacia donde hay que apuntar” recordó Eladio Flecha, secretario general del partido. Una de las frases muy utilizadas por José era "anina jaiké juru ypepe ti", que significa rechazo a una actitud oportunista que quiere entrar de costado y no enfrentar directamente.

Nuestras condolencias con toda su familia, su esposa, sus hijos e hija, y sus hermanos y hermanas. José Gill, el Paraguay que resiste llora tu partida, y nos queda el compromiso de seguir luchando por la construcción de una nueva sociedad, a todas y todos los militantes del partido y a quienes te hemos conocido como una persona sensible a las injusticias y a los problemas sociales y políticos del país.

Nos queda el desafío de seguir la lucha en la que pusiste tanto esfuerzo, sacrificio y alegría para la construcción de un partido como herramienta de lucha de los pobres, y de una nueva sociedad donde la lucha y la vida sean una.

Imprimir artículo